GLAUCOMA

El glaucoma es una enfermedad compleja en la cual el daño al nervio óptico conduce a una pérdida de visión progresiva e irreversible. El glaucoma es la segunda causa de ceguera en la población mundial.

En realidad, el glaucoma está compuesto por una variedad de enfermedades.  El tipo más común es el hereditario.  Entre los más comunes se pueden mencionar: 

  • glaucoma de ángulo abierto primario

  • glaucoma de ángulo cerrado

  • glaucoma de tensión normal 

  • otros tipos de glaucoma

CIRUGÍA DE GLAUCOMA

La cirugía comprende ya sea tratamiento láser o un corte en el ojo para reducir la presión intraocular. El tipo de cirugía que su médico recomiende dependerá del tipo y la gravedad de su glaucoma y de la salud general del ojo.


La cirugía puede ayudar a bajar la presión cuando los medicamentos no bastan. Sin embargo, no puede revertir la pérdida de la visión.

CIRUGÍA LÁSER

Los médicos generalmente recomiendan la cirugía láser antes que la microcirugía filtrante, a menos que la presión del ojo sea muy elevada o que el nervio óptico esté gravemente dañado.

 

Durante la cirugía láser, se usa un haz de luz focalizado para producir una quemadura o abertura muy pequeña en la red trabecular del ojo (el sistema de drenaje del ojo). Esto ayuda a aumentar el flujo de líquido fuera del ojo.

CIRUGÍA CONVENCIONAL

Por el contrario, la cirugía convencional (microcirugía filtrante) comprende la generación de un orificio de drenaje mediante el uso de un instrumento quirúrgico. Esta nueva abertura permite que el líquido intraocular eluda los canales de drenaje obstruidos y fluya por este nuevo canal artificial de drenaje.


Cuando la cirugía láser no logra disminuir la presión ocular de manera satisfactoria, o la presión comienza a elevarse nuevamente, es posible que el médico recomiende una cirugía convencional. De ser necesario, la cirugía de glaucoma puede realizarse muchas veces sin riesgos considerables.

¿Tiene preguntas?

  • Grey Facebook Icon

© 2018 Panavisión, S. A.