HIPERMETROPÍA

La causa más común de hipermetropía es un ojo corto. Si su globo ocular es más corto desde el frente hacia atrás, comenzará a experimentar dificultades en la visualización de objetos que están cerca. En otros casos, la hipermetropía es resultado de que su córnea tiene menos curvatura de lo normal. Hay otros factores que pueden llevar a esta afección, incluyendo la herencia.

 

La hipermetropía es un error refractivo que permite ver objetos lejanos, pero genera una visión borrosa al mirar objetos de cerca.  Sin embargo, las personas experimentan hipermetropía de manera diferente. Algunas personas pueden no notar ningún problema con su visión, especialmente cuando son jóvenes. Para las personas con hipermetropía significativa, la visión puede ser borrosa para objetos a cualquier distancia, cerca o lejos.  Aproximadamente 1 de cada 2 personas tiene un cierto grado de hipermetropía, que también puede causar dolores de cabeza y fatiga. La hipermetropía es típicamente genética y generalmente se desarrolla en la niñez. La afección se diagnostica fácilmente durante un examen ocular comprensivo y tiene varias formas de tratamiento según las características de la persona afectada.

¿Cómo afecta la hipermetropía la vista?

Cuando la luz entra en su ojo a través de la córnea, sus rayos son refractados por la forma de la córnea, del globo ocular y del lente del ojo. Durante la refracción, la luz se enfoca en un punto preciso de la retina, dándole la capacidad de ver. Sin embargo, en la hipermetropía, el globo ocular es demasiado corto. Esto significa que la luz está enfocada detrás de la retina, resultando en un área de luz en forma de disco en el área correcta en la retina, distorsionando su visión.

¿Cómo se diagnostica y se trata?

La hipermetropía sólo se puede diagnosticar a través de un examen ocular exhaustivo, lo que permite a uno de nuestros oftalmólogos calificados revisar tanto su visión cercana como lejana. Antes de establecer el plan más adecuado, se le requerirá que proporcione información sobre sus actividades diarias, estilo de vida, ocupación y estado de salud general. Su oftalmólogo usará la información obtenida para hacer una evaluación, en cuanto a si hay actividades que pueden estar contribuyendo a su hipermetropía, y si usted necesita lentes correctivos.

 

También pueden necesitar utilizar gotas oftálmicas durante el examen, especialmente en niños, para dilatar el ojo y relajar los músculos de los ojos, asegurándose de que se detecte el grado completo de hipermetropía.  La razón de ser es que el músculo de la acomodación (el músculo ciliar) en los ojos, encargado de enfocar la visión a los objetos, suele entrar en espasmo y no puede relajarse porque está acostumbrado a ser utilizado para compensar su hipermetropía.

Un oftalmólogo le recetará lentes convexos correctivos con poderes positivos para tratar la hipermetropía. Esto se debe a que doblan la luz más bruscamente, llevándola al punto de enfoque adecuado en la retina, lo que le permite ver más claramente. Para los pacientes sin problemas adicionales de la visión tales como astigmatismo, los doctores recomiendan usar las lentes correctivas para las tareas en una gama cercana, tal como lectura.

Después de su tratamiento, requerimos que nuestros pacientes vuelvan en intervalos regulares, para los exámenes de ojo comprensivos adicionales. Esto nos permite detectar cualquier cambio menor en su visión lo suficientemente temprano, y ofrecer opciones de tratamiento adecuadas, que le permitirán vivir una vida cómoda, con una visión clara.

¿Tiene preguntas?

  • Grey Facebook Icon

© 2018 Panavisión, S. A.